Renovando una pieza única

He actualizado una pieza única que lleva con nosotros unos 25 años.

Es una librería clásica en la que se realizó una pàtina (imitación mármol) por uno de los restauradores que participó en la rehabilitación del Palacio de Anglona en Madrid.

La tenía ubicada en el despacho totalmente repleta de libros y en la última reforma en casa la trasladé al salón, la he querido dar un toque actual y personal, muy de revista AD.

He entelado las traseras de la librería con una tela de estampado pata de gallo, es muy sencillo y el cambio es espectacular, he pegado la tela junto con la guata, con un poco de silicona caliente sin dañar la pátina de la trasera, para poder retomar su estado original cuando me canse o poner otra tela con otro estampado

Para decorarla, primero de todo, he localizado los objetos grandes que quiero colocar, ya sean cajas, libros grandes, jarrones… y repartiéndolos bien por las distintas baldas, alternando libros con objetos; un consejo para los libros que desentonen por el color colócalos al revés, con el lomo hacia dentro.

He repartido todo en las baldas sin llenarlas, para que el fondo de la librería con la tela destaque, los libros que son grandes los he colocado en horizontal y los he usado de base para crear distintas alturas para los elementos decorativos. Con las fotos enmarcadas les doy ese punto personal.

La alfombra que ya la tenía, la bandeja oriental y junto con las butacas de diseño clásico que encajan a la perfección en casi todos los ambientes por su estética atemporal crean un conjunto super acogedor. Son piezas que dan categoría a la casa.

Al final se ha creado un salón muy cómodo, con esta zona de lectura-música junto a la zona de sofas y televisión.

La clave es crear pequeñas composiciones en cada estante y que desprenda armonía en su conjunto.