Un gran cambio

Una reforma completa del recibidor; un nuevo armario empotrado, instalación de molduras en paredes, restauración de una parte de la tarima del suelo, cambio de rodapiés y nueva iluminación.

Después de muchos bocetos, me decidí por este diseñó para el armario empotrado, el carpintero captó enseguida lo que quería y el resultado fue exacto a mi boceto.

El resultado es un gran armario empotrado llenando completamente el hueco de la pared, me ofrece muchísima capacidad de almacenaje.

Para camuflarlo, se ha lacado a juego con el color de la pared y los frentes son de cristal, da más luz y amplía el espacio.

Para cubrir el interior se han entelado los frentes de cristal, decora y da personalidad al armario

Elegí estos tiradores cromados.

La capacidad del nuevo armario es mayor que el anterior, pues se ha aprovechado mejor el hueco y la anchura es mayor al cambiar las puertas correderas por puertas abatibles.

La distribución interior la planifique según mis necesidades, al ser el armario de un recibidor, tuve en cuenta dos cosas importantes: guardar bolsos, mochilas de los peques y ropa de abrigo, con espacio suficiente para guardar los abrigos de los invitados y un práctico zapatero, que lo he organizado con dos baldas extraíbles para aprovechar todo el fondo con dos hileras de zapatos, y poder acceder al contenido con comodidad.

Incluso he conseguido un pequeño maletero que con el diseño antiguo no tenía.

También añadí luz perimetral para iluminar bien el interior y además amplía visualmente la entrada, he optado por esta solución mejor que incorporar la luz en el interior del armario.

Las molduras son un diseño mío, esta vez hice directamente el boceto en la pared, realicé una simulación de lo que quería, comprando unas maderas y haciendo pruebas de pintura para elegir los colores. Así el carpintero vio lo que quería y el resultado fue fantástico.

Elegí líneas rectas para dar un toque más moderno, y al ser el recibidor que no cuenta con un espacio amplio las puse discretas, estrechas y sin mucho ornamento.