Cambiamos la imagen de un mueble

Cuando nos cansamos o nos aburrimos de un mueble, antes de deshacernos de él, prueba a cambiarle la imagen.

Lijamos, pintamos con pintura a la tiza ( chalk paint ), ¡ya tenemos un mueble nuevo!

 

Materiales:

FullSizeRender-1

 

20160127_015031

 

Primero lijamos ligeramente. Vamos a pintarlo con pintura a la tiza, aunque con estas pinturas no es necesario lijar previamente, yo prefiero dar una pasada de lija suave para que agarre mejor y para igualar barnices o posibles faltas.

Después de lijar limpiamos la superficie para quitar el polvo con un trapo viejo o un poco de papel de cocina.

 

20160127_015038

 

Voy a utilizar dos tonos, blanco para la puerta, el cajón, laterales y verde para el resto.

Con la brocha o paletina, también puedes ayudarte de un rodillo de lacar para que quede más liso, empezamos a pintar, si la pintura que compres es el color deseado, puedes pintar, o puedes aclarar el color mezclando con blanco, piensa que la cera y el barniz oscurecerán el color al final.

Puedes rebajar la pintura con agua si lo prefieres para trabajar mejor, ya que la brocha se deslizará mejor y no queden brochazos, pero tendrás que dar más manos de pintura.

En este caso voy a dar dos manos de pintura, sin rebajar con agua, dejamos secar en cada capa.

 

20160203_152120

 

Para terminar utilizamos cera incolora, extendemos la cera que quede todo bien cubierto el mueble con un trapo de algodón que no suelte pelo, sacamos brillo.

Es conveniente haber pasado una lija muy suave para que quede bien lisa la superficie antes de echarle la cera. Si quieres un extra de desgaste en aquellas zonas que, por el uso, se desgastarían de forma normal, aplica la cera con lana de acero nº0 en esas zonas. Y sacamos brillo con un trapo de algodón.

 

FullSizeRender

 

FullSizeRender

 

20160214_221355_Richtone(HDR)

 

20170519_213633

 

20170519_213504